Plástico PET: separar la realidad de la ficción

¿Cómo podemos saber qué es realidad y qué ficción cuando hablamos de plásticos PET? ¡Es muy fácil! A continuación damos unos breves datos sobre los plásticos PET.

MITO: Las latas de aluminio son mejor opción que las botellas de PET.
REALIDAD: Las botellas de PET utilizan menos energía, generan menos residuos sólidos y crean notablemente menos gases de efecto invernadero que las latas de aluminio.

MITO: Si utilizo botellas de plástico PET, contribuiré a que haya plástico en los océanos.
REALIDAD: ¡El PET se puede reciclar una y otra vez! Después de utilizar una botella de PET, se puede depositar en el contenedor de reciclaje para ayudar a reducir los residuos.

MITO: Debería preocuparme por el BPA en las botellas de agua de PET.
REALIDAD: El plástico PET no contiene BPA.

MITO: Las botellas de PET en los basureros pueden contaminar las aguas subterráneas.
REALIDAD: El plástico PET no representa ningún riesgo de lixiviación o contaminación.

FUENTE: https://positivelypet.org/