Clean Tech: una historia de reciclaje

Plastipak, uno de los primeros defensores del reciclaje, marcó un compromiso innovador con la sostenibilidad medioambiental en 1989 al iniciar su propia empresa de reciclaje, Clean Tech, en Dundee (Míchigan). Clean Tech se creó como centro de reciclaje de plásticos para recuperar y reciclar botellas de plástico.

Más de 30 años después, Clean Tech ahora recicla en todo el mundo con centros de reciclaje en Bascharage (Luxemburgo), Beaune (Francia) y Hemswell (Reino Unido). Sus instalaciones globales reciclan cada año miles de millones de botellas de PET y HDPE, evitando que los plásticos vayan a los basureros. En Europa, Plastipak es el mayor productor de rPET (PET PCR) apto para envases de alimentos, con capacidad para producir anualmente más de 100.000 toneladas de este material.