Aprende más sobre el ciclo de vida de una botella de PET reciclada

Miles de millones de botellas son reconvertidas anualmente a través de centros de reciclaje en todo el mundo. ¿Sabías que el plástico PET se puede reciclar una y otra vez? ¡Analicemos el ciclo de vida de una botella de PET!

Recolección: para asegurarte de que tus botellas usadas se pueden reciclar, enjuágalas y elimina cualquier residuo, y después deposítalas directamente en el contenedor de reciclaje, no en una bolsa de basura. Después de que las botellas son extraídas del contenedor de reciclaje, se envían a un centro de recolección.

Separación: los plásticos son entonces enviados a unas instalaciones de procesamiento donde se clasifican los envases no reciclables y se separan del plástico reciclable. Tú puedes desempeñar tu papel dejando los no reciclables fuera del contenedor de reciclaje.

Recuperación: una vez separado el plástico, el plástico PET se embala y se envía a un centro de recuperación. Aquí el plástico PET se tritura en escamas.

Tanque de separación: con la finalidad de aislar el plástico PET de otros plásticos, el PET triturado se introduce en un tanque de agua donde los materiales de PET más densos se hunden. El plástico PET se recopila y se envía a realizar la limpieza y el secado finales.

Una nueva vida: el plástico PET entonces se funde en gránulos de resina que se utilizan para fabricar botellas nuevas u otros productos útiles.

A través del reciclaje doméstico, puedes desempeñar una función en este proceso de reciclaje botella a botella.

Fuente: https://positivelypet.org/