El papel de los envases en la protección de los productos

Los productos que utilizamos normalmente en la vida diaria necesitan conservarse frescos y sin contaminar para mantener su seguridad y su calidad. Desde el jugo que bebemos en el desayuno hasta la lavandina (lejía) que utilizamos para limpiar la casa, o el gel de afeitado usado por la mañana, estos productos necesitan protección para no estropearse y mantenerse en perfecto estado de uso.

¡Y aquí es donde entra el papel de los envases! Los envases de plástico protegen los productos contra la contaminación para una mayor higiene. Ayudan a prevenir el daño de elementos como la humedad, los gases, la luz, microorganismos e insectos. Las tecnologías de barreras en los envases aumentan la vida de consumo de los productos, así que se conservan frescos durante más tiempo. Gracias a los envases, ¡nuestras necesidades diarias están protegidas!