El reciclaje de los tapones

Al terminar una botella de agua o de jugo, es posible que te preguntes qué hacer con la tapa antes de depositar la botella de plástico PET en el contenedor de reciclaje. ¿Debes volver a poner la tapa en la botella? ¿Depositarla en el contenedor ella sola? ¿O dejarla fuera y no depositarla?

En la mayoría de los casos, las tapas están hechas de tipos de plástico diferentes al de la botella de plástico PET. Suelen estar hechas de plásticos de polietileno de alta densidad (HDPE) o polipropileno (PP). Aun así, es recomendable volver a poner el tapón en la botella para el reciclaje.

Aunque la botella y la tapa sean de plásticos diferentes, pueden reciclarse juntas. Una vez que los plásticos se muelen en escamas, se separan mediante un proceso de hundimiento/flotación.  Los plásticos utilizados para los tapones (PP y HDPE) flotarán, mientras que el plástico utilizado para la botella (PET) se hundirá. Los materiales separados pueden entonces usarse para hacer nuevos envases y otros objetos de utilidad.

Asegúrate de que los tapones se reciclen volviendo a colocarlos en las botellas usadas que se depositan en el contenedor de reciclaje, porque ¡Reciclar Cuenta! (Recycling Counts!™). Consulta a las autoridades locales si necesitas más información sobre el reciclaje en tu área.

Fuente: www.plasticsrecycling.org