Reciclaje mecánico frente a reciclaje químico

El reciclaje de plásticos para su uso en envases nuevos causa un impacto positivo en el medioambiente. Hay dos tipos principales de reciclaje: mecánico y químico. Veamos en qué se diferencian estos procesos.

En el reciclaje mecánico, son varios los tipos de plásticos que entran en el proceso de reciclaje. Los plásticos se muelen, lo que da como resultado escamas de plástico que luego se lavan y se separan (por ejemplo, el plástico utilizado para las tapas se separa del plástico PET que se usa para hacer botellas porque son diferentes tipos de plásticos). Luego, las escamas se funden en pequeños gránulos que se utilizarán para fabricar nuevos productos.

El reciclaje químico, definido por “This is Plastics” (www.thisisplastics.com), es cualquier proceso por el cual un polímero se reduce químicamente a su forma de monómero original para que eventualmente pueda procesarse (volverse a polimerizar) y rehacerse en nuevos materiales plásticos que se convertirán en un nuevo producto de plástico. Cuando un objeto no se puede reciclar mecánicamente debido a colorantes, barreras o multicapas, el reciclaje químico puede ser una opción.

¿Dónde encajas tú en todo esto? Cuando participas en el reciclaje doméstico, tus envases de plástico usados se envían a un centro de reciclaje que utiliza reciclaje mecánico o químico para producir resina reciclada, que luego se usa para fabricar nuevos envases y otros productos útiles. ¡Reciclar Cuenta (Recycling Counts™) porque das a los plásticos una vida nueva una y otra vez!

Fuentes:
www.thisisplastics.com
www.buyrecyclednow.org